TRADUCE APUNTES A CUALQUIER IDIOMA

28 junio 2017

La Huella Ecologica en el Perú - Ministerio del Ambiente





El Ministerio del Ambiente ha realizado el cálculo departamental del conocido índice de sostenibilidad Huella Ecológica, el mismo que nos alerta sobre las capacidades limitadas del planeta para satisfacer nuestras necesidades. Este índice se encuentra estrechamente relacionado a los hábitos de consumo de las personas, y al impacto que generamos dados
nuestros modos de vida. 

Este trabajo se realizó considerando el último año del cálculo de la Huella Ecológica a nivel internacional, sirviendo de línea base para los trabajos desarrollados posteriormente. 

¿ QUE ES LA HUELLA ECOLÓGICA?

La Huella Ecológica es un método de medición que analiza las demandas de la humanidad sobre la biosfera respecto a la capacidad regenerativa del planeta. Esto se realiza considerando conjuntamente el área requerida para proporcionar los recursos renovables que la gente utiliza, el área ocupada por infraestructuras y la necesaria para absorber los desechos.

Para determinar si la demanda humana de recursos renovables y la absorción de dióxido de carbono (CO2) se pueden mantener, la Huella Ecológica es comparada con la capacidad regenerativa del planeta o biocapacidad. Tanto la Huella Ecológica (que representa la demanda de recursos) como la biocapacidad (que representa la disponibilidad de recursos) se expresan en unidades denominadas hectáreas globales (hag), siendo 1 hag la capacidad productiva de 1 hectárea de tierra de producción media mundial.

METODOLOGIA

La Red de Huella Ecológica (GFN, por sus siglas en inglés) administra las cuentas de Huella Ecológica a nivel internacional, habiendo publicado el Atlas 2010 de Huella Ecológica, en el que se muestran los resultados históricos del cálculo de la Huella desde 1961 hasta 2007. La complejidad del cálculo y la amplia cantidad de datos requeridos son los principales impedimentos para la actualización de este índice. En las actuales Cuentas de la Huella Nacional los recursos analizados incluyen cultivos y pescado para alimentación y otros usos, madera y pasto utilizado para alimentar al ganado.

El CO2  es el único producto residual actualmente incluido en el cálculo de la Huella Ecológica. Puesto que la gente consume recursos en todas partes del mundo, la Huella Ecológica del consumo, medida que se refleja en este cálculo, añade todas estas áreas sin considerar en qué parte del planeta están localizadas.

















Fuente:

Manual de Diseño Bioclimático Urbano




La relación de la arquitectura y el urbanismo con el lugar ha sido estudiada y analizada desde muchos puntos de vista y con perspectivas diferentes. Al lado de pueblos y ciudades que han ido evolucionando de forma muy lenta, con adaptaciones sucesivas a las condiciones del sitio, surgen formas arquitectónicas y de asentamiento absolutamente descontextualizadas y, normalmente, fruto de la necesidad de hacer las cosas cada vez con mayor rapidez. 

Poco a poco esta segunda forma de hacer ciudades y edificios ha ido tomando carta de naturaleza y, a día de hoy, es complicado relacionar las nuevas extensiones urbanas con un clima concreto, con un territorio específico o con una cultura determinada.

Hace más de dos mil cuatrocientos años decía Sócrates (recogido por Jenofonte en el libro III, capítulo VIII de Recuerdos de Sócrates): “Bien, pues en las casas que miran a mediodía el sol se cuela en el invierno entre los soportales más que en el verano en el que, al pasar por la cima de nuestras cabezas y techos proporciona sombra. Así que, si se supone que esto es bueno, habrá que construir más altas las partes que den al mediodía, para que el sol de invierno no encuentre estorbos, y más bajas las que den al septentrión para que no den contra ella los vientos fríos”. 

Probablemente sea una excelente descripción de lo que se puede entender por un edificio bioclimático. El que la casa de Sócrates fuera “bioclimática” hace ya casi veinticinco siglos debería hacernos pensar a qué cosas le estamos llamando modernas o antiguas.

Pero lo primera relación con el lugar siempre es la elección del sitio. El sitio adecuado para un asentamiento humano no es siempre el mejor desde el punto de vista “bioclimático”. Intervienen muchos factores, desde los puramente económicos hasta los de oportunidad. Y no es que no se sepa desde hace mucho cuales deberían ser unas buenas condiciones para esta elección. 

Dice Vitrubio en sus Diez libros de Arquitectura (Capitulo IV,23, trascripción directa de la traducción del latín de José Ortíz, 1787): “En la fundación de una ciudad, será la primera diligencia la elección del parage mas sano. Lo será siendo elevado, libre de nieblas y escarchas; no expuesto á aspectos calurosos ni frios, sino templados. 

Evitaráse tambien la cercanía de lagunas; porque viniendo á la ciudad las auras matutinas al salir el sol, traerán consigo los humores nebulosos que allí nacen, juntamente con los hálitos de las sabandijas palustres, y esparciendo sobre los cuerpos de los habitantes sus venenosos efluvios mezclados con la niebla, harían pestilente aquel pueblo”.
















27 junio 2017

Mobiliario Urbano Sostenible -


Los espacios urbanos y como consecuencia el mobiliario urbano, son una parte fundamental de nuestras ciudades. Me atrevería a decir que incluso en algunos climas son incluso más importantes que los edificios, porque es en la calle, en los parques y en las plazas donde la gente pasa la mayor parte del tiempo y donde como consecuencias se establecen las relaciones.

Sin embargo, a pesar de que todos sabemos que nuestra calidad de vida depende en gran parte de la calidad de nuestros espacios urbanos, es difícil encontrar planeamientos urbanos centrados en los vacíos y no en los llenos. Hablo de planeamientos donde la red de espacios urbanos y de zonas verdes esté diseñada con criterios de sostenibilidad medioambiental y social, y sea consecuencia del análisis de las necesidades y no de los porcentajes que marca la ley vigente.

Y cuando hablo de la calidad de los espacios urbanos me refiero a la cantidad de los mismos, a su ubicación y por supuesto a la calidad del mobiliario urbano que incorporan.

El mobiliario urbano, es junto con la vegetación, lo que va a conseguir que un espacio urbano sea o no un espacio útil y agradable. Pero podemos ir más allá, pues el mobiliario urbano puede incluso conseguir que un espacio urbano sea más o menos sostenible.














Mobiliario Urbano sostenible

El mobiliario urbano sostenible es aquel que esta pensado para ser útil y duradero, concebido para todos, hecho con materiales reciclados y reciclables, y además, esta fabricado por industrias cercanas y comprometidas con el medio ambiente.

Es aquel que incorpora la aplicación de nuevas tecnologías y materiales para mejorar la eficiencia, potenciar el ahorro energético y minimizar la contaminación. Y por supuesto, todo ello sin merma estética, ni perjuicio de su calidad ambiental o lumínica.

Un buen ejemplo de ello son algunas de las piezas de mobiliario de Santa & Cole, una empresa que apuesta por el diseño, la calidad y la sostenibilidad. (Citamos su nombre con la única finalidad de contribuir al  uso de productos sostenibles. No se trata de ningún promoción comercial)

Todos los bancos urbanos de esta empresa incorporan madera procedente de la gestión forestal ambientalmente apropiada, socialmente beneficiosa y económicamente viable.  Además su madera está certificada por Rainforest Alliance como madera proveniente de bosques “bien manejados” que se adhieren a estándares ambientales y socioeconómicos estrictos en concordancia con los Principios y Criterios del Consejo Mundial para el manejo ForestalFSC® (Certificado FSC).

También de Santa & Cole es el primer elemento urbano que obtiene la certificación medioambiental Cradle to Cradle® (de la cuna a la cuna) en España : El banco NeoRomántico Liviano 100% Aluminio.

Un banco urbano monomaterial que permite simplificar tanto el proceso productivo como el del reciclado al final de la vida útil.

La Certificación Cradle to Cradle es una ecoetiqueta que reconoce e incentiva la innovación en productos sostenibles a través de una metodología multicriterio que permite conocer el nivel de sostenibilidad de un producto.













Evalúa el producto y sus componentes de acuerdo a cinco factores:

  • La salud humana y ambiental
  • Su capacidad de reciclaje
  • El consumo de energía renovable y emisiones de CO2
  • El consumo de agua
  • La reponsabilidad social de la empresa.


Parece que poco a poco son más las empresas que apuestan por el diseño sostenible, lo cual no sólo amplía la gama de productos sino que despierta conciencias…

Confiemos en que esté cerca el día en que seamos muchos los que sepamos responder a nuestros hijos cuando nos pregunten qué significan las letras FSC que han visto en el banco del parque en el que juegan a diario.


BUSCA TUS TEMAS FAVORITOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LOS ARTÍCULOS MAS LEÍDOS DE LA SEMANA

TE INVITARNOS A SEGUIRNOS